TIGER WOODS EMPATA UN RÉCORD DEL PGA QUE TENÍA MUCHO TIEMPO​

TIGER WOODS EMPATA UN RÉCORD DEL PGA QUE TENÍA MUCHO TIEMPO​

¿Cuántas veces hemos escrito el nombre de Tiger Woods? ¿Cuántas veces alguien ha cincelado un epitafio en su lápida, le ha echado tierra o lo ha descartado?

«Tiger ha terminado», se ha dicho una y otra vez. Incluso Woods pensó que su carrera había terminado en 2017 y lo dijo a otros ganadores de chaquetas verdes en la Cena de Campeones en el Masters ese año.

Bueno, va a pasar algún tiempo antes de que podamos dejarlo a un lado una vez más.

En su última resurrección, Woods ganó el Campeonato Zozo, retrasado por una tormenta en Accordia Narashino Country Club, 11 semanas después de su última participación y dos meses después de someterse a la quinta cirugía de su problemática rodilla izquierda.

Nadie lo vio venir, pero a estas alturas deberíamos haber aprendido a nunca dudar de él. Incluso después de que sus oportunidades parecían desaparecer con tres bogeys comenzando el torneo, Woods se levantó como un fénix en la Tierra del Sol Naciente.

Con un aspecto seguro, relajado y sano, Woods lideró el campo con 28 birdies y disparó 64-64-66-67 para superar a Hideki Matsuyama por tres tiros, ganando su título 82 del PGA Tour y empatando con Sam Snead con la mayor cantidad de los mismos. Snead tenía 52 años cuando ganó por última vez en 1965.

Así, 23 años después de su primera victoria en el Invitacional de Las Vegas de 1996, con cuatro cirugías de espalda, cinco operaciones de rodilla y numerosas otras dolencias, Woods sacudió el mundo del golf y se echó a reír una vez más.

«Es siempre satisfactorio poder encontrar mi manera de resurgir «, dijo Woods, de 43 años, sobre sus muchos regresos. «Tuve momentos difíciles tratando de averiguarlo, pero he vuelto con diferentes tipos de juego a lo largo de los años, patrones conmovedores, y este ha sido obviamente el más desafiante».

“No es nada fácil volver y ganar un evento después de haber tenido un procedimiento apenas hace un par de meses”.

Pero lo ha hecho muchas veces: después de la cirugía de fusión espinal; después de un escándalo público; después de un “DUI»; después de un tratamiento por el abuso de sustancias y sobre todo después de jugar sólo cuatro veces en 2016 y 2017.

«En última instancia, hubo veces que parecía que Tiger no sería capaz de salir con sus propios medios y no es así como quería que su carrera terminara», dijo Rob McNamara, vicepresidente de TGR Ventures, quien juega muchas rondas con Woods y se ha convertido en un segundo par de ojos para su amigo, con quien puede contar para asuntos de su swing. «Tener su carrera prácticamente arrebatada no le sentó bien. Tiger quiere poder decidir cuándo será suficiente».

Y para Woods aún no es suficiente. Su agente Mark Steinberg le dijo en el green del 18: «nunca dejas de sorprenderme”. Gary Woodland, quien jugó los 36 hoyos finales con Woods, añadió: «parecía el mejor jugador del mundo».

Ciertamente no se parecía al anciano que vimos este verano, cuando su rodilla herida lo llevó a tener problemas de espalda, cuello y oblicuos. La conversaciones sobre retirarse comenzaron de nuevo cuando Woods perdió los cortes en el PGA Championship y en el British Open.

Su temporada 2018-19 terminó una semana sin gloria del Campeonato del Tour. Luego llegó la noticia de su quinta cirugía de rodilla. Sin duda, su tiempo como uno de los mejores jugadores del mundo había terminado.

Y Woods, por enésima vez, nos demostró que nos equivocamos.

En lugar del anciano del verano, vimos al hombre que conquistó Augusta National en abril, cuando ganó su quinta chaqueta verde y su décimo quinto Major.

«Si está sano, va a estar bien», dijo Joe LaCava, el caddie de Woods. «Y una vez que consigue esa confianza, es difícil de vencer.»

Woods ha ganado tres de sus últimas 14 aperturas en el PGA Tour. En su búsqueda para obtener el No. 83, el próximo comienzo de Woods en el Tour probablemente será en el Farmers Insurance Open del 2020 en Torrey Pines, donde ha ganado ocho veces, incluyendo el Abierto de Estados Unidos 2008.

Antes de eso, jugará y será el anfitrión del Hero World Challenge en las Bahamas.

Una semana después de eso, estará en Australia como capitán del equipo de USA en la Presidents Cup. «Como jugador, recibí la distinción de ser capitán», dijo.

«No sabía si volvería a jugar», dijo Woods. «Esperaba poder volver a caminar normal, para poder pasar por todo esto y llegar a donde estoy ahora. Estoy muy agradecido”.

«Esta semana fue una buena señal para el futuro. Ciertamente el futuro se ve más brillante y espero poder ser tan consistente en mis 40’s y principios de mis 50’s como lo fue Snead.

¿Quieren volver a dudar de él?

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter