MEJORA TUS HÁBITOS EN CUARENTENA

MEJORA TUS HÁBITOS EN CUARENTENA

Escrito por Roberto Nunes

Durante la cuarentena estamos siendo afectados por un ente externo que posiblemente esté causando ataques de ansiedad en muchos de nosotros, el encierro en nuestras casas puede afectar nuestra forma física y, aunque no lo encontremos relevante, es un momento en el que debemos pensar dos veces todo lo que llevamos a nuestra boca.

Nuestras rutinas se pueden ver afectadas de una manera radical, la cantidad de pasos que damos diariamente ha disminuido, la cantidad de luz solar que solíamos recibir ya no es la misma y nuestros ciclos de sueño se pueden estar viendo afectados por la energía extra que no estamos consumiendo de manera correcta a lo largo de nuestros días.

¿Crees en lo que estoy diciendo? No estoy inventándolo, esto que acabo de mencionarte lo estoy sufriendo en primera persona, he pasado de casi 28 mil pasos diarios a unos 500, y aunque esté intentando tener más control sobre mis comidas, la ansiedad me obliga a buscar dosis rápidas de recompensa en alimentos vacíos de nutrientes y llenos de azúcar, estoy perdiendo la calidad de mi sueño y cada día que pasa me despierto más tarde que el anterior, lo que hace que pierda valiosas horas de luz solar,que podrían estar ayudando a mi organismo a generar algunas vitaminas necesarias. Solo nosotros tenemos el poder de tomar las riendas de esta situación y atacar el problema de manera clara. Deja que te ayude con tu alimentación.

El secreto para sortear esta situación está en alimentarnos de “manera consciente”.

Para comer de manera consciente debemos tener claro qué son los alimentos y esto te lo he explicado en publicaciones anteriores, esta vez evitaré ser tan técnico y daré recomendaciones básicas para que lo único que aumente en esta cuarentena sean tus ganas de jugar al golf y no las libras en la balanza.

BIG FORK/BAD FORK .

No podemos consumir la misma cantidad de alimentos (calorías) si no las estamos gastando, un secreto a voces es disminuir un 20% de lo que comemos, parece poco, pero al final del día ese porcentaje será una carga importante que no terminará en nuestra cintura. Nuestro consumo de agua también tiene que verse aumentado, el agua nos mantendrá hidratados y ayudará a saciarnos junto con la ayuda de esos alimentos altos en fibras que incluyamos en la dieta.

Plato pequeño – cubierto pequeño: quizás parezca una tontería pero tenemos maneras de engañar a nuestro propio cerebro. Si usamos un plato mas pequeño del habitual, las porciones se verán más grandes y si utilizamos una cuchara o tenedor pequeño, tendremos que hacer mas viajes del plato a la boca y tendremos la sensación de estar ingiriendo más alimentos de lo habitual. Estos dos trucos junto a masticar de forma consciente, favorecerá a que el reflejo de saciedad que necesita nuestro cerebro para sentir nuestro estómago lleno,llegue rápidamente.

MÁS HUEVOS, MEJOR DESAYUNO.

Hace unos años se creía que comer huevos diariamente afectaba de forma negativa nuestra salud, pero hoy sabemos que no es así. La cuestión está en elegir bien la forma en la que se cocinan. Los huevos están llenos de proteínas de la mejor calidad, además son muy económicos.

Si ingerimos buenas proteínas a primera hora pasaremos todo el día mas saciados y no seremos víctimas de esos atiborramientos de chocolates y dulces.

ALGO DE EJERCICIO.

Para muchos de nosotros nuestra actividad física se ha visto paralizada, pero esto no quiere decir que no podamos entrenar en casa. Existen muchas aplicaciones para realizar ejercicios simples y efectivos que nos ayudarán a quemar algunas calorías en nuestra rutina.

Es muy probable que cuando volvamos a la normalidad, por muy cuidadosos que hayamos sido, nos encontremos con un ligero aumento de nuestro peso. Esto no debe ser un motivo de angustia para nosotros. Mi consejo es que lo aceptemos y recordemos que las prioridades en estos momentos de crisis son las de mantener nuestra salud por encima de nuestra estética. Cuando superemos esto, ya tendremos tiempo para exigirnos y volver a tener ese swing y esa línea que tanto trabajo nos costó conseguir.

Mientras tanto, cuídate!

 

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter