NO TODAS LAS GRASAS SON MALAS

NO TODAS LAS GRASAS SON MALAS

Escrito por Roberto Nunes

Hace unos días visité el campo de golf, era un domingo precioso, pensé que nada podía arruinarlo, pero apenas di mi primer golpe supe que ese ya no sería mi día, ese tiro no salió como esperaba. Había seguido todos los consejos nutricionales y de salud, evité el alcohol, cuidé mis comidas y me cargué de buena energía con las mejores elecciones sobre carbohidratos (patatas, arroz, pasta integral) y proteínas, incluso conseguí dormir ocho horas para obtener un mejor rendimiento, pero al llegar al séptimo hoyo empecé a sentir como las energías me abandonaban ¿Qué podía haber hecho mal? De pronto, entendí que la respuesta estaba en los lípidos.

Los lípidos, junto con las proteínas y los carbohidratos, son macronutrientes necesarios en la nutrición humana y representan la principal fuente de energía, a la vez que son elementos de reserva y protección. Podemos encontrar diferentes tipos, pero los que nos interesan hoy son los triglicéridos, específicamente los ácidos grasos.

Los ácidos grasos son unidades básicas de energía que se encuentran de manera natural en los productos de origen animal y vegetal. Estos, por norma general, otorgan al organismo 9 calorías por cada gramo que se consuma. Son fundamentales para el buen funcionamiento del organismo y tienen gran importancia en la nutrición deportiva. Su ingesta interviene en el rendimiento deportivo, no tenemos una ingesta adecuada de grasa, se consumen los tejidos musculares para obtener energía.  Un punto a destacar es que a diferencia de los carbohidratos que liberan su energía rápidamente, las grasas trabajan de  una forma muy diferente. Cuando se ingieren de la manera correcta, son capaces de administrarnos su energía de una forma prolongada y controlada.

Lo único que debemos considerar es que las grasas deben ser calculadas con exactitud y consumirlas de manera consciente, no deben superar el 30-35 % de tu ingesta calórica diaria; de igual forma es importante que sepamos diferenciar entre los diferentes tipos que podemos encontrar. En esta ocasión hablaremos de las saturadas e insaturadas.

Las grasas saturadas podremos identificarlas porque suelen ser productos resultantes o derivados, por ejemplo, la mantequilla. Esta se obtiene al batir la nata de la leche, consiguiendo que se separe la parte sólida (grasa) de la líquida (suero de leche). 

También algunas proteínas de origen animal que contienen más grasas como la de cerdo, algunos aceites vegetales como el de coco y el de palma y lácteos enteros. Se debe evitar en la medida de lo posible el consumo de grasas saturadas, pues aumenta los niveles de colesterol malo (LDL) y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Los ácidos grasos insaturados, por su parte, son alimentos de origen vegetal; como los aguacates, los frutos secos (cacahuetes, almendras y nueces) semillas y algunos frutos con un alto contenido graso como las aceitunas. También algunos alimentos de origen animal como los pescados azules (sardinas, caballas, atún) y la ternera son considerados alimentos con ácidos insaturados por la naturaleza de su grasa. Son conocidos como grasas buenas porque ayudan a nuestro organismo a disminuir los niveles de colesterol malo y protegen al corazón y a nuestras arterias.

Llegados a este punto, te preguntarás: ¿Para qué nos sirven las grasas en nuestro juego? Las grasas de calidad aportan mucha energía, un puñado de almendras de aproximadamente 50 gramos nos aportan 288 calorías que vamos a tardar en digerir y que vamos a liberar de manera progresiva en nuestro cuerpo. Esto se traduce en una inyección de energía de larga duración.

Durante nuestro juego, en vez de alimentarnos con carbohidratos simples y de bebidas energéticas, cuando nos decidimos por los alimentos correctos ganamos una ventaja extra en comparación a nuestros compañeros que están eligiendo mal su fuente de energía. Teniendo esto en cuenta, ya queda de tu parte querer ser el mejor del grupo.

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter