EL EQUILIBRIO

EL EQUILIBRIO

Escrito por Roberto Nunes

Antes de comenzar toda esta emergencia sanitaria creada por el COVID-19, habíamos comenzado a hablar sobre los macronutrientes y su importancia. Hoy vamos a completar un poco más toda esa información, a darle sentido y encontrar el equilibrio perfecto entre las grasas, las proteínas y los carbohidratos.

¿Cómo debemos comer?

Sabemos ya que las proteínas de alto valor biológico las encontramos en el tejido de origen animal (ternera, pavo, pollo y huevos), los carbohidratos en los cereales (trigo, avena, arroz) y las grasas se encuentran en diferentes concentraciones en ambos grupos de alimentos, dependiendo de su origen serán más o menos saludables.

Cuando en nutrición hablamos de “calcular macronutrientes” nos referimos a calcular cuantas calorías debemos consumir según nuestro objetivo, cada uno de ellos requiere necesidades muy distintas. Básicamente, debemos considerar si queremos:

  1. Mantener peso.
  2. Aumentar volumen muscular.
  3. Definir volumen muscular.

Mantener el equilibrio en la báscula.

Si tu objetivo es el primero, la regla es sencilla, las calorías consumidas deben equilibrarse con las calorías que seamos capaces de quemar (en las funciones del organismo, actividad diaria y ejercicio). De esta forma tu peso permanecerá estable. Para saber cuantas calorías estas consumiendo, empieza por escribir todo lo que comes y bebes en el día.

Cada cuerpo es un mundo y cada una tiene diferentes necesidades calóricas, pero a grosso modo, y según recomendaciones de la OMS, los carbohidratos deben representar el 45 – 55% (de la mejor calidad) de nuestra dieta, las grasas 20 – 35% y las proteínas de alto valor biológico de 20 – 35%.

Cuando queremos más fuerza.

Si nuestra meta es ganar más fuerza, debemos incrementar las calorías que se consumen para ganar energía, consumir pocas calorías no es bueno si tu objetivo es aumentar masa muscular. Ésta la puedes obtener principalmente de los hidratos de carbono. Tu cuerpo necesita estas calorías para que tu musculación vaya creciendo y también proteínas para permitir que tus músculos se recuperen después del ejercicio y lograr un mayor crecimiento de tu musculación.

El exceso de calorías provocará un aumento general del peso, que si no se tiene bien calculado y no se consumen acorde a la intensidad del entrenamiento, podría revertir los resultados que se buscan y acumularse en forma de grasa.

Músculos a la vista.

Por último el objetivo de definición está basado en el objetivo de disminuir la mayor cantidad de grasa acumulada en el cuerpo para poder lucir la musculatura que tanto nos ha costado ganar. Básicamente, mantenemos la cantidad de calorías que se ingieren, solo que cambiamos el origen de las mismas.

La idea es combinar el aporte suficiente de proteína energética para la práctica saludable del ejercicio, con una medida muy cuidada de grasas y carbohidratos, Al ingerir menos carbohidratos le restamos alimento fácil a los músculos lo que evitara que sigan creciendo, es decir, “obligamos” al cuerpo a quemar grasa que ya tiene para obtener energía. A su vez, el aumento de proteínas ayudara a reponer y reparar la musculatura, favoreciendo la pérdida de peso y cumpliendo así todos los objetivos. Un buen balance puede ser 40% carbohidratos, 40% proteínas y 20% grasas.

¿Qué se necesita para jugar al GOLF?

Nuestro requerimiento muscular como jugadores de golf no es exagerado. No necesitamos de unos músculos grandes (hipertrofiados), tampoco necesitamos que nuestro cuerpo esté muy bien definido. Cuando examinamos las condiciones físicas de muchos golfistas de élite, notamos que alguno de ellos ni siquiera tiene una musculatura trabajada, y mucho menos definida.

Antes de entrar decidir cual es el cuerpo perfecto para ser bueno jugando al golf, debemos considerar más bien cuidar nuestra salud. Pero ¿Qué es estar saludable?  No podemos obsesionarnos con rutinas de ejercicio y recomendaciones alimenticias de atletas de élite, debemos saber y convertirnos en expertos sobre nosotros mismos, mantener un buen equilibrio entre lo que comemos, el peso que tenemos y nuestra condición física. Esto no solo nos va a ayudar a tener un mejor juego, también nos dará ventaja en un campeonato aún mayor: el gran torneo de la vida.

NOTA: Estos artículos son informativos, si deseas asesoría para mejorar tu alimentación y salud debes acudir con un profesional para atender de manera personalizada tus necesidades.

 

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter