IMPRESIÓN 3D EN LA INDUSTRIA DEL GOLF

IMPRESIÓN 3D EN LA INDUSTRIA DEL GOLF

La fabricación de objetos tridimensionales, desde hace algunos años, ha ido ganando terreno y abarcando diferentes ámbitos de la vida. Ya no nos resulta algo ficticio imaginar llevar una prótesis fabricada en ordenador e impresa posteriormente. La tecnología se ha adueñado de nuestra vida y nada parece que vaya a detenerlo.

Aunque aun existan detractores y “románticos” aferrados al pasado, la llegada de la impresión 3D ha supuesto mejoras en muchos sectores y la posibilidad de dar acceso a muchas personas a estas herramientas por el bajo coste que supone. 

Uno de los sectores que más se ha beneficiado de estas ventajas ha sido el médico pues se fabrica material mucho más económico y accesible, pero también, como era de esperarse, esta aplicación de la tecnología ha llegado al deporte, un sector capaz de facturar miles de millones de dólares al año

Tal es la revolución que esto puede generar, que las grandes marcas se han sumado a la fabricación de equipo de golf con resinas y plásticos de alta calidad con impresoras 3D, para poder ofrecer las grandes ventajas que este método de producción tiene. 

Los métodos estándar suponen la fabricación de moldes y la producción de grandes tiradas para poder amortizar los costes. Con la impresión 3D los costes se disminuyen porque se puede producir solo uno y, además, se reducen drásticamente los residuos y desechos que provenían de recortes o sobrantes de la producción de piezas. Visto desde este punto de vista, lo convierte en un método más respetuoso con el medio ambiente. 

Por otra parte, esta posibilidad de poder fabricar un solo ejemplar, brinda la capacidad de poder ofrecer un equipo deportivo adaptado a las necesidades específicas de cada deportista. 

En muchos deportes, como el fútbol, el fútbol americano, el baloncesto o el ciclismo, se utilizan diferentes tipos de protectores (espinilleras, protectores faciales, cascos, muñequeras, etc.) que, si son personalizados, dan un mejor resultado, puesto que pueden encajar como un guante en la anatomía del deportista.

Hoy en día, ya existen empresas que están fabricando palos de golf en 3D, totalmente personalizados y ajustados a las necesidades y gustos de cada jugador. Un ejemplo de ello es TaylorMade que fabrica unos palos de alto rendimiento con resina draft y resina gris.

Al reunir un equipo de ingenieros y diseñadores del más alto nivel mundial, que además son tan apasionados por el golf como los profesionales que utilizan sus productos, y armarlos con tecnología de impresión 3D propia y asequible, TaylorMade ha demostrado al mundo del golf que nunca se termina de innovar.

La tecnología en el deporte ha dado un salto cualitativo gracias a la impresión 3D en el deporte y en los diferentes ámbitos donde cada vez más está siendo aplicada. En el deporte de élite, la personalización puede ser clave para arañar esas milésimas de segundo o ese plus de rendimiento que necesita un deportista para batir a su rival.

 

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter