¿CÓMO RESPONDE EL GOLF A LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS?

¿CÓMO RESPONDE EL GOLF A LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS?

Inestable. Fluido. Siempre cambiante. Cuando se trata de discutir cómo la pandemia mundial de coronavirus está afectando a todos los ámbitos de la vida, esas son las opiniones que se repiten.

El golf ha sido un escape muy bienvenido por muchos durante momentos inciertos, proporcionando una salida con la cual los participantes pueden hacer ejercicio al aire libre y evitar la interacción cercana con otras personas. Con más campos de golf que tiendas Starbucks en todos los Estados Unidos y un atractivo que abarca generaciones, el juego ha demostrado que puede ofrecer un valioso respiro físico y mental con un funcionamiento seguro y protocolos adecuados. Dicho esto, la situación está cambiando de manera continua rápidamente.

A medida que las instalaciones de golf en todo el país implementan medidas de seguridad sin precedentes, un número cada vez mayor ha suspendido sus operaciones debido a mandatos gubernamentales, locales o de otro tipo, en un intento de frenar la propagación del coronavirus. Esto ha sido particularmente cierto en las instalaciones que pertenecen a los municipios. En US, aproximadamente dos tercios de ellas han detenido temporalmente el juego de golf y más de la mitad de los campos actualmente no están abiertos para jugar, ya sea debido al coronavirus o al clima.

En Nevada, donde el gobernador ordenó que todos los negocios no esenciales cerraran, «actividades de golf fuera de la casa club» recibieron una exención. Mientras tanto, en Nueva Jersey, la oficina del Consejo del Gobernador determinó que el golf no está permitido y el negocio del golf se considera un negocio recreativo no esencial. Restricciones similares encontramos en Pensilvania, Michigan, Maryland, Illinois, Wisconsin y Minnesota, mientras que algunas instalaciones en estados ricos en golf como Nueva York y California continúan operando a pesar de los pedidos de quedarse en casa.

Mientras tanto, más del 4o% de las instalaciones de golf en todo el país permanecen abiertas y los operadores se encuentran en territorio desconocido, por las amplias medidas que se están implementando en un esfuerzo por garantizar la seguridad de clientes y empleados y para aumentar la comunicación entre esos mismos grupos y así mantenerlos informados, lo cual ayuda a calmar los temores.

La National Golf Foundation (NGF) continúa llevando a cabo investigaciones a nivel de instalaciones para determinar el alcance de los paros temporales de los canchas y el posible efecto en las rondas jugadas, al tiempo que realiza un seguimiento de las precauciones de seguridad que están tomando las instalaciones que siguen funcionando.

Los comentarios hasta ahora indican que en un número creciente de casos, las instalaciones de golf que están abiertas para jugar han cerrado su casa club o lugares de comida y bebida, al tiempo que limitan drásticamente otros puntos de contacto comunes. Además de los protocolos que han entrado en vigor (señalización extensa, educación del personal y esfuerzos frecuentes de desinfección) muchas instalaciones están prohibiendo las transacciones en efectivo y el intercambio de recibos, ofreciendo carritos de golf para una sola persona o requiriendo caminar, sin permitir que los empleados toquen o lleven la bolsa u otras pertenencias de los jugadores y haciendo más largo de lo habitual el tiempo entre tee times.

En el campo, los operadores han estado animando a que se dejen los palos de las bandera en todo momento y otros han eliminado artículos de alto tacto, entre ellos rastrillos de búnker, jarras de agua, lavapelotas o cestas de bolas. Mientras que algunos han detenido todos los servicios de comidas y bebidas, otros los ofrecen para llevar y es entregada por personal con guantes sanitarios.

«En nuestros mercados en países donde el clima es bueno, los campos de golf han estado muy ocupados, lo cual es interesante», dijo Skinner. «Es una situación increíblemente fluida que está cambiando por hora, debido a la cantidad de jurisdicciones”.

El mayor desafío para los operadores puede ser cómo operar con éxito en un entorno tal vez mejor descrito como ‘¿Qué es lo que viene?’ Las respuestas más comunes se reducen a la comunicación y a la flexibilidad. 

Los operadores citan la necesidad de mantener la calma, ser ágiles en sus propuestas, escuchar mucho, aprender mucho y luego pasar esa información con eficacia.

«En primer lugar, la salud y la seguridad de nuestros asociados, miembros, invitados y todos los que visitan nuestras instalaciones siguen siendo nuestra máxima prioridad», dijo Kris Strauss, vicepresidente senior de Troon Golf, la cual opera más de 450 instalaciones en todo el mundo y es la compañía gestionadora de golf más grande del juego.

En las principales ciudades como San Francisco, Boston y Orlando, los campos estaban llenos de golfistas un día y vacíos al día siguiente. 

TPC Harding Park, un campo municipal en San Francisco, el cual albergaría este año el Campeonato de la PGA (ahora pospuesto), cerró operaciones cuando seis condados del área de la bahía recibieron la orden de quedarse en casa hasta al menos el 7 de abril. Después de que el gobernador Gavin Newsom ordenara a los 40 millones de residentes de California que se quedaran en casa y restringiera los movimientos no esenciales para controlar la propagación del coronavirus, el juego continuó en algunos campos de golf en ese estado, incluyendo todos los campos municipales en Los Ángeles. Eso ha cambiado desde entonces, con las operaciones de golf ahora suspendidas en todas las instalaciones municipales en el condado de Los Ángeles, la ciudad de Los Ángeles y San Diego.

En Orlando, el popular campo de 9 hoyos de Winter Park, una instalación municipal, ha sido cerrado temporalmente, mientras que los cuatro campos de golf de Walt Disney World permanecen abiertos para jugar a pesar de que el parque temático está cerrado.

Otros municipios siguen comprometidos con mantener sus campos de golf públicos abiertos, para dar a los residentes de la comunidad local una agradable actividad al aire libre que ofrezca un poco de ejercicio.

Varias instalaciones municipales han reportado haber sido dirigidas por sus funcionarios locales del condado para mantener el campo de golf abierto al público, incluso si los restaurantes o partes de la casa club están cerrados.

En Austin, Texas, todos los parques e instalaciones recreativas están cerrados debido a las restricciones COVID-19, pero los golfistas, solo para caminar, todavía pueden jugar en los seis campos municipales de golf de la ciudad.

La tiendas (pro shops), alquiler de carritos de golf, servicios de comidas y bebidas, baños y otros servicios en el lugar están cerrados, mientras que los golfistas que eligen jugar son alentados por los funcionarios de la ciudad para practicar el distanciamiento social de otros golfistas y usar desinfectante de manos cuando entran en contacto con objetos y/o lugares comunes. También se pide a los golfistas no congregarse en grupos de más de 10 personas.

Esta disposición, por supuesto, puede cambiar en cualquier momento por orden del departamento de salud o de un funcionario autorizado de la ciudad.

Para operadores que buscan más información y recursos de la industria que podrían ayudar a sus instalaciones, aquí hay algunos enlaces adicionales que podrían ser útiles:

  • National Golf Course Owners Association
  • National Club Association
  • Club Management Association of America
  • Golf Course Superintendents Association of America 
  • Centers for Disease Control and Prevention COVID-19

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter