¿CÓMO EVALUAR DE FORMA POSITIVA TU RONDA DE GOLF?

¿CÓMO EVALUAR DE FORMA POSITIVA TU RONDA DE GOLF?

El ejercicio más valioso para un golfista es realizar un análisis posterior a la ronda de golf. Las pistas sobre cómo mejorar tu juego y, lo que es más importante, cómo disfrutar más, se esconden en nuestra memoria.

En este artículo, quiero explorar los «malos tiros». Utilizo comillas porque voy a explicar varios conceptos y preguntas que pueden hacerse y que probablemente redefinirán la forma de clasificar los resultados de ciertos tiros durante nuestra ronda.

Podemos darnos cuenta de que los disparos ni siquiera fueron «malos» en primer lugar, o, si lo fueron, podemos analizar por qué ocurrieron y limitarlos en el futuro.

¿El tiro fue realmente malo?

Antes de pasar a otras preguntas que debemos hacernos, determinemos si fue un mal resultado en primer lugar. Quizás el mayor desafío al que nos enfrentamos como golfistas es mejorar cómo interpretamos nuestros resultados. En términos generales, la mayoría de los jugadores son demasiado duros consigo mismos y se enojan por tiros que no fueron tan malos.

Hacer un análisis posterior a la ronda y observar nuestros resultados de forma analítica (en lugar de emocional), nos permitirá ver que muchos de los resultados de la ronda no fueron “malos». Esto puede ser complicado, pero trataré un par de ejemplos de golpes de salida y de aproximación para darte una idea.

Tiros de salida:

Los golfistas asumen que la vara de medir un golpe de salida exitoso es si quedo en el fairway o no. Yo también solía pensar eso. Pero con el análisis estadístico moderno, sabemos mucho más sobre qué tipos de golpes de salida conducen a puntuaciones más bajas.

Basado en todo lo que he aprendido, así es como reconozco un buen golpe de salida:

  • Con el golpe evito un bunker de campo, un área de penalización o una situación de recuperación. En otras palabras, intento tener un camino despejado hacia el green.
  • Busco, con el golpe de salida, obtener una distancia aceptable. Si el recorrido promedio es generalmente de 240 yardas, mantenerlo dentro de un rango de 10-20 yardas de esa distancia es razonable.

Los golpes de salida son cruciales para anotar en el golf, y quizás el mayor desafío que deben superar los golfistas es evitar las penalizaciones y las situaciones de recuperación.

Disparos de aproximación

Llegar a más greens en regulación es el estándar de oro para reducir nuestro handicap. En general, nuestros tiros de aproximación son el factor más influyente en la capacidad de anotar.

Eso no significa que tengamos que aterrizar la pelota a menos de 20 pies del pin cada vez; nadie en el mundo puede hacer eso. Cuando buscamos definir cómo se ve un golpe de aproximación «malo» frente a uno «bueno», tiene mucho que ver con la proximidad al hoyo y evitar ciertas situaciones.

¿Estaba dentro de tu patrón de disparo?

Otra cosa a considerar es cuáles son los tiros razonables según cada palo de tu bolsa.

Por ejemplo, la mayoría de los jugadores del PGA Tour y los aficionados de élite tienen una dispersión de 65 a 70 yardas de izquierda a derecha con sus drivers. Entonces, si bien podría ser decepcionante para ellos que la pelota aterrice 40 yardas a la derecha del centro del fairway, es un resultado perfectamente normal.

Con el juego de aproximación, donde el control de la distancia es más importante, debes pensar en la distribución de izquierda a derecha y en la distancia corta y larga de tu objetivo.

Lo que conseguirás es lo que yo llamaría un «círculo de proximidad». Los mejores jugadores tienen círculos más cerrados, pero aún son mucho más grandes de lo que la mayoría de la gente piensa.

Cualquier objetivo que hayas elegido con tu hierro 7 es solo un punto de partida. Empieza a pensar en cómo se ve tu círculo de tiro y si has mantenido la pelota dentro de tus límites. Aquí es donde los sistemas de seguimiento de disparos pueden resultar útiles.

¿Cometiste un error estratégico?

Supongamos que lanzaste tu golpe de salida en los árboles o tu golpe de aproximación en un búnker. Podemos definir esto como un mal resultado, pero quizás tu swing no fue el culpable.

Los golfistas pueden obtener ganancias rápidas en su puntuación si aprenden a seleccionar objetivos más inteligentes.

Quizás ese golpe de salida se fue a los árboles porque estabas tratando de ganar un ángulo ventajoso hacia el green y tomaste una línea más agresiva. O tu hierro 7 aterrizó en el búnker porque estabas buscando una posición muy difícil de lograr.

Cuando analices tu juego, pregúntate si una mala decisión estratégica causó el error. ¿Podrías haber evitado la situación de recuperación simplemente cambiando tu objetivo y la selección de tu palo? 

¿Fue tu mente la culpable?

Controlar nuestros pensamientos y emociones en el campo de golf es difícil. Pero puedo decirte, por experiencia personal, que seguir una rutina, comprometerte con tu decisión y hacer todo lo posible para no preocuparte por lo que ya sucedió o sucederá en tu ronda, hará la diferencia.

Entonces, si estás mirando hacia atrás y pensando en lo que consideras que fue un mal juego, comienza a evaluar tus emociones.

Si bien es un desafío determinar completamente si tus pensamientos contribuyeron a un resultado deficiente, lo que puedes hacer es comenzar a buscar patrones.

Si en tu análisis posterior a la ronda comienzas a descubrir que tu estado mental está correlacionado con tus peores tiros, entonces eso es algo en lo que tendrás que trabajar.

¿Hay un problema técnico en tu swing?

Puedes elegir el objetivo correcto, comprometerte mentalmente con tu rutina y hacer casi todo lo demás correctamente y aún golpear tu driver fuera de los límites. Esta es quizás la parte más frustrante del golf.

La mayoría de las veces, la fuente de muchos de tus malos tiros son problemas en tu swing de golf.

Es posible que puedas abordar el problema con la práctica. Cuando reviso mis rondas, trato de pensar en qué partes de mi juego fueron deficientes y dedico más tiempo a ellas durante mi próxima sesión.

A veces, sin embargo, el problema es más profundo. Muchos golfistas se estancan en su camino hacia la mejora y, quizás en ese punto, sea necesario invertir en lecciones.

Obtener consejos personalizados para tu swing es una de las formas más eficientes de mejorar en este juego.

Eso no quiere decir que no puedas resolver las cosas por tu cuenta; algunos golfistas pueden mejorar mediante ensayo y error y hábitos de práctica inteligentes. Sin embargo, si realmente quieres mejorar, es mejor que alguien que sepa lo que está haciendo eche un vistazo a tu swing.

El objetivo de este tipo de artículos es que pienses de manera diferente. Sé por experiencia personal lo que es quedar atrapado en un bucle negativo.

Si revisas tus rondas y comienza a pensar críticamente sobre lo que está sucediendo, puede suceder que te des cuenta de que las cosas no están tan mal como parecen.

Puede también que sea necesario hacer algunos ajustes para mejorar y podrás enfocarte en los problemas centrales de tu juego y encontrar ayuda para resolverlos. 

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter