UNA BUENA FUENTE DE PROTEÍNAS

UNA BUENA FUENTE DE PROTEÍNAS

Escrito por Roberto Nunes

Ciertamente, la proteína es uno de los macronutrientes más importantes para nuestro organismo a la hora de jugar al Golf, sin embargo, no debemos dar toda la  responsabilidad a este grupo pues, como ya hemos visto en ediciones anteriores, la clave está en el equilibrio.

Las proteínas forman parte de un grupo esencial que no podemos evitar en nuestra dieta pues su ingesta es importante para el desarrollo del organismo. Este macronutriente forma parte de las estructuras de las células del cuerpo, de los músculos, tendones, piel, pelo, uñas, de las enzimas, las hormonas, etc. Son además necesarias para el crecimiento y la formación de nuevos tejidos,  para la reparación de tejidos dañados y para aumentar la calidad de esas fibras musculares responsables de nuestro casi perfecto swing. Por lo tanto, se necesita un suministro regular de ellas, en la dieta, para compensar la continua pérdida que se produce en el organismo. Por esta razón, las necesidades proteicas de los atletas o personas que tienen una actividad deportiva continuada y reglada son mayores que las de personas sedentarias.

Existen dos grupos de proteínas: por un lado encontramos las de origen animal o de alto valor biológico, y por el otro las de origen vegetal o de bajo valor biológico. Las primeras son proteínas que contienen una rama de aminoácidos esenciales completa, mientras que la segunda presenta algunas carencias, pero cuidado, esto no quiere decir que una dieta basada en proteínas vegetales no sea viable.

¿Qué es un aminoácido?

Para explicarlo de forma sencilla, recurriré a un juego que seguramente todos conocemos. Los aminoácidos son como pequeñas piezas de Lego que forman, a su vez, unas piezas aún más grandes conocidas como macromoléculas y que, a su vez componen las proteínas.

Así es, esa deliciosa pechuga de pollo, o ese arroz con frijoles negros que tanto nos gusta, está repleto de aminoácidos que forman las macromoléculas de esos alimentos. Pero la historia no termina allí.

¿Por qué existen de alto y de bajo valor biológico?

Cuando hablamos de proteínas de origen animal, se habla de proteína de alto valor biológico porque esta, en su composición, tiene disponible toda la carga de aminoácidos esenciales que nuestro organismo es incapaz de producir. Las proteínas de origen vegetal, por su parte, aunque estén consideradas de bajo valor no quiere decir que sean de mala calidad, de hecho son de una calidad muy parecida a las de origen animal solo que estas tienen que ser complementadas con otros alimentos de origen vegetal, como otra leguminosa o un cereal, para poder cubrir los requerimientos nutricionales de nuestro organismo. El arroz con frijoles, por ejemplo, es una mezcla de un cereal (arroz) y de una leguminosa (frijoles negros), y juntos consiguen constituir una proteína completa, de alto valor.

Muchas dietas vegetarianas y veganas consisten en este rompecabezas, donde combinar y mezclar diferentes opciones, permite que una alimentación sin carne sea posible.

Independientemente de tus preferencias, la elección de una buena fuente de proteínas tiene que ser una prioridad para ti. Intentemos preferir siempre alimentos poco procesados, comprar en la carnicería en lugar de platos preparados y, en el caso de las leguminosas, escoger aquellas que no vengan cocidas dentro de una lata. Así comenzaremos a sentirnos mucho mejor.

Aún queda mucho de qué hablar, alimentarse bien no es algo de un día ni de una página. En la próxima edición hablaremos sobre los carbohidratos. 

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter