MACRONUTRIENTES

MACRONUTRIENTES

Escrito por Roberto Nunes

web

Despertamos a las 7 am y ya a esa hora tenemos nuestro primer reto, elegir de manera inteligente nuestro desayuno. Opciones hay muchas pero correctas pocas ¿Cómo podemos saber cuáles son las mejores? El objetivo es comenzar el día lleno de nutrientes y energía. Básicamente todo lo que llevamos a nuestra boca está dividido en tres grandes grupos.

Los expertos llaman a estos grupos “Macronutrientes”, pero coloquialmente los conoceremos como Macros. Son tres grupos y cada uno de ellos aporta energía a su manera, el objetivo final es sumar calorías (medida usada para medir la energía) para poder cumplir con nuestras necesidades diarias, pero  debemos tener en cuenta que no todas las calorías tienen la misma calidad.

Estos tres grandes grupos se dividen en:

Los glúcidos o carbohidratos que están principalmente   representados por los cereales, tubérculos, legumbres, frutas y fuentes directas de azúcar.

Las proteínas, que pueden ser de origen animal, como la carne roja, la de cerdo, la de aves, o de origen vegetal con una gran carga de proteínas y que se encuentran en alimentos como  la soja, las semillas, los frutos secos y un gran  porcentaje de leguminosas.

Por último, pero no menos importantes tenemos a los lípidos que están representados por todas esas grasas de origen animal o vegetal que puedan estar presentes en cualquier dieta. No todos los cortes de carne son totalmente magros, muchos de ellos tienen algún aporte de grasa, por muy pequeño que este sea. También los lípidos están presentes en algunos alimentos de origen vegetal, el aguacate es la mejor prueba de ello.

 

Una caloría no es más que una manera de enumerar y calcular la energía. Cada alimento tiene un valor energético propio, la mezcla de varios alimentos suman sus valores calóricos. 

Cada 100 gramos de banana tienen 89 calorías, mientras que un helado con banana tiene 530 calorías en total. 

Las calorías miden la cantidad de energía que nuestro organismo necesita, el cuerpo humano quema una determinada cantidad de calorías solo por existir, pero además le hacen falta alguna más para realizar todas las actividades extras que requieren nuestras rutinas.

Andar en bici a ritmo de paseo durante media hora consume aproximadamente 100 calorías, si queremos quemar las 530 calorías de ese helado, vamos a necesitar pedalear por casi tres horas.

Cada alimento puede tener una carga de cada macronutriente, si hoy me apetece desayunar una tostada de pan blanco (hidrato) acompañada de una buena untada de mantequilla (lípido) y de mermelada (hidrato), por muy delicioso que sea, no es un desayuno equilibrado.

Cuando aplicamos este razonamiento a cada comida podemos hacer un cálculo aproximado de cómo nos alimentamos. Este grado de conciencia nos permite buscar  soluciones a determinados problemas de salud que pueden ser causados por un fallo en la alimentación.

Muchos de nosotros hemos llegados a ese punto donde hemos ganado algo de peso, perdido algo de agilidad e inclusive se ha visto afectada nuestra salud. La solución a todo esto está en comer de forma activa, implicándote y entendiendo que hay un equilibrio para todo. En el caso de que tomemos valor para visitar a un especialista, como un nutricionista, la actitud que se debe tener no debe ser la de alguien que espera unas directrices para cumplir un plan estricto, esto no sería más que un fracaso anunciado, una buena alimentación debe ser tu estilo de vida.

En nuestra próxima publicación hablaremos sobre las proteínas, sus beneficios y recomendaciones para ti, golfista.

Hasta la próxima.

Share

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Stay in touch

Subscribe To Our newsletter